Cuando decimos que la corrupción viola derechos de forma directa es imposible no remitirse a causas como la tragedia de Cromañón. Esta tragedia, que se llevó 194 vidas, fue un antes y un después en las causas de corrupción, porque en ese caso no se juzgó a la corrupción sólo como un delito económico, sino que se juzgó socialmente a la corrupción como un delito que conllevó al desenlace de una terrible tragedia.

Hoy hace doce años en un boliche del barrio de Once se presentó a tocar en vivo la banda Callejeros, una banda de rock nacional en pleno crecimiento que convocaba a miles de jóvenes. Sin embargo, el boliche República Cromañón tenía capacidad limitada, falta de controles y de salidas de emergencia, y en este contexto de irregularidades, ante una bengala se produjo un incendio que provocó la muerte de 194 personas y 1400 heridos.

El juicio por la tragedia de Cromañón comenzó en 2008 y recién este año, con el rechazo de los recursos extraordinarios presentados ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, el máximo tribunal determinó que la sentencia quede firme.

Durante estos 12 años judiciales se imputaron a 15 personas entre quienes estaban Omar Chaban, gerenciador de Cromañón y su mano derecha, los miembros y colaboradores de Callejeros, el ex subcomisario de la comisaría 7°, la ex subsecretaria de control comunal, y la ex directora adjunta y el ex director general de Fiscalización y Control; se realizaron 102 audiencias, participaron 345 testigos y finalmente se condenaron a 14 personas.

De los 15 imputados 14 resultaron condenados por el delito de “incendio culposo seguido de muerte”, a su vez 11 tuvieron condena por “cohecho” y 3 por “omisión de deberes de funcionarios”. La figura de “cohecho” podría definirse como un pacto por el cual un funcionario hace o deja de hacer algo a cambio de una dádiva, es decir, a cambio de un soborno.  El “cohecho”, a su vez es activo o pasivo dependiendo de si quien comete el delito es quien entrega esa dádiva o quien la recibe respectivamente. En este caso quien fue condenado por “cohecho pasivo” fue el ex subcomisario de la comisaria 7°, quien recibió dinero por parte del dueño del boliche en el marco de un acuerdo para garantizar la seguridad del lugar y hacer vista gorda a las irregularidades, mientras que otras 10 personas fueron condenadas por el “cohecho activo”.

Por su parte, la ex subsecretaria de control comunal, y la ex directora adjunta y el ex director general de Fiscalización y Control obtuvieron condena por omisión de sus deberes de funcionarios (en concurso ideal con el delito de incendio culposo seguido de muerte), por no haber realizado las inspecciones y los controles debidos en el boliche.

Como lo demuestra la sentencia del juicio, tanto el cohecho como la omisión de los deberes de funcionarios permitieron el desenlace de la tragedia que se podría haber evitado o atenuado si hubiesen existido los controles suficientes que garanticen seguridad para quienes asistieron. Es decir, si los funcionarios públicos que estaban a cargo del control, la seguridad y la habilitación de Cromañón hubiesen obrado correctamente realizando las tareas para las cuales están destinados en la función pública, los riegos hubiesen disminuido y se podrían haber evitado muchas muertes.

Si los funcionarios públicos ponen su mirada en el bien de la sociedad en lugar de en su propio beneficio los recursos del Estado se podrían destinar en mayor y mejor forma a garantizar los derechos de la sociedad como la seguridad y la salud como faltó en este caso, o en general en la educación y viviendas, entre otros.

Sin embargo, no podemos solamente esperar que los funcionarios no corrompan, sino que también – y más importante aún- debemos generar instituciones fortalecidas con mecanismos de prevención de la corrupción para evitar la corrupción antes que suceda, y no esperar a que la corrupción siga violando -y obstaculizando- derechos para luego sancionarlo en los tribunales.

Comentarios

comentarios

  • Tamara Laznik

    Estudiante de Abogacia en UBA, trabajando por y para un mundo de libres e iguales en el area de Fortalecimiento de las Instituciones Democraticas ACIJ

Ads

También te puede interesar

Argentina: Uno de los países más corruptos de América Latina

La corrupción es uno de los mayores obstáculos para el desarrollo institucional, económico, y ...

Teléfonos pinchados: el sistema de escuchas en 8 puntos

1. El ¿nuevo? sistema de inteligencia Desde hace dos años se ha intensificado el ...

oficinas odebrecht

Los arrepentidos y el caso Odebrecht

El caso Odebrecht reavivó varias discusiones vinculadas a la persecución de delitos económicos. Entre ...