Freiler Consejo Magistratura

La semana anterior, en SIN CORRUPCIÓN publicamos una nota que explicaba los puntos claves para entender la acusación contenida en el proceso disciplinario que se está llevando adelante en el Consejo de la Magistratura contra el juez Eduardo Freiler. En esta nota abordaremos el proceso disciplinario desde la perspectiva de la defensa que opuso el camarista frente a las acusaciones a las que fue sometido.  

Eduardo Freiler, Juez de Sala I, de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal, se presentó el 18 de abril del corriente en el Consejo de la Magistratura para exponer su descargo de defensa sobre la acusación realizada por Pablo Tonelli, Presidente de la Comisión de Disciplina y Acusación de dicho organismo, por considerar que el juez incurrió en mal desempeño.

LA ACUSACIÓN

Entre las acusaciones formuladas contra Freiler, por mal desempeño, se encuentran las siguientes:

  • El nivel de los ingresos no se condice con la imponente escala de su patrimonio y el gran caudal de gastos que tuvo durante los últimos cinco años. Esto viene de la mano de presentaciones de declaraciones juradas poco claras y en algunos casos, contradictorias con las presentadas por su ex esposa, la camarista en sede civil Marcela Pérez Pardo.
  • Entre los cargos formulados en el dictamen de la Comisión para fundar sus gastos, se encuentra el abono de facturas mensuales de telefonía móvil por $35.000 (treinta y cinco mil pesos) a la empresa Claro, desde el año 2006. También la adquisición de cuatriciclos no informados en sus declaraciones juradas pero si en las de su ex esposa.
  • Está acusado de no abonar impuestos: se le adjudica una deuda por $ 330.000 (trescientos treinta mil pesos) y de declarar como donaciones operaciones de compraventa de propiedades.
  • Se le atribuyen 33 ausencias injustificadas desde el año 2008, entre otros.

LA DEFENSA

EN PRIMER LUGAR, EL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA IGNORA LOS PROCESOS ABIERTOS EN LA JUSTICIA FEDERAL, POR LO TANTO, IGNORA AL PROPIO PODER JUDICIAL

En su descargo oral de defensa, Eduardo Freiler, fue haciendo algunas consideraciones sobre el dictamen de acusación.

Lo primero que le achacó al Consejo de la Magistratura es haber ignorado la causa que se encuentra en trámite en la Justicia Federal, en donde se lo investiga por presunto enriquecimiento ilícito. A partir de esto, consideró que el Consejo ha invadido la competencia penal para investigar el presunto hecho delictivo.

En su defensa Freiler argumentó, que se ignoraron actuaciones judiciales y el efecto y validez de un proceso judicial, también se produjo una invasión de competencias de investigación, ya que el Consejo, en la acusación, calificó conductas que son típicamente conductas delictivas, por ende, la Comisión estaba invadiendo la competencia del fuero penal. Aseguró que la actitud del Consejo de ignorar la actividad judicial, las resoluciones o el trámite judicial en curso que se encuentra en un juzgado federal es ignorar, lisa y llanamente, al Poder Judicial. Y esto, termina por ocasionar graves daños a las estructuras. Por último, adujo que el Consejo tiene que encargarse de armonizar sus propias decisiones porque sino genera inseguridad jurídica e indicó que en un caso tratado recientemente por el Consejo, en el que se recibió una denuncia sobre hechos eventualmente penales, lo decidido fue remitir la denuncia a la justicia. Entonces exigió, que su caso se trate de la misma manera de acuerdo a esta “doctrina” sentada anteriormente.

$35000 QUE EN REALIDAD ERAN $350,00: CLARO BORRÓ UNA COMA

Por otra parte, expresó que la comisión cometió algunos errores investigativos, como por ejemplo, en lo referente a las facturas de la Empresa Claro. Ya que en un informe emitido por la empresa, figuraba que se abonaban $35.000 (treinta y cinco mil pesos) mensuales por el servicio de telefonía celular desde el año 2006. Según Freiler la línea telefónica investigada no pertenece a él, sino a su padre y concluye en que no se abonan $35.000 pesos por mes sino $350,00. También consideró que este error era vencible por parte de la Comisión y que fue absurdo no verificar la información recibida con la empresa.

CONTARON DÍAS FERIADOS COMO DÍAS HÁBILES JUDICIALES

Otros de los cargos que el juez fue desmintiendo en su descargo fueron los referidos a las licencias que se tomó y a los viajes realizados. Además realizó una interpelación hacia la Comisión ya que en el dictamen de acusación, según sus dichos, utilizaron palabras textuales que figuraban en notas de prensa para describir los cargos acusatorios, por ejemplo, en una publicación periodística se usó la frase “lujosa y ostentosa vida asiática” aludiendo a las conductas del camarista.

Uno de los cargos de acusación formulados desde la comisión indicaba que en el año 2013, Freiler solicitó licencia por enfermedad premeditadamente para irse de viaje. Freiler dijo que era verdad que había viajado a Colonia el día jueves pero que lo había hecho a las 19 hs, por lo que no era necesario pedir licencia, ya que viajaba fuera de horario laboral. Por otro lado, destacó el error de la Comisión al acusarlo de ausentarse en su trabajo los días lunes 11 y martes 12 de febrero del 2013 ya que no eran días hábiles y laborales porque eran feriados de carnaval.

LICENCIA ACADÉMICA PARA DISERTAR EN ARKANSAS

También se lo acusó de haber pedido licencia con fines académicos para viajar a Little Rock, Arkansas, donde fue invitado para disertar y haber permanecido algunos días en Miami y luego viajar a México. En su defensa, Freiler dijo que no hay manera directa de volar a Arkansas, que para llegar hay que hacer escala o en MIAMI o DALLAS. Es decir, que estuvo en Miami pero porque no tenía forma directa de llegar a Arkansas. Para probar que él estuvo en la Universidad de Arkansas le facilita al Consejo, las invitaciones en donde figuran los días de la actividad y en donde se explicita que se harán cargo de todos los gastos -la Comisión le reprocha no tener ningún gasto con tarjeta de crédito en Arkansas-, las fotos y la gacetilla de la Universidad de Arkansas sobre la exposición que realizó. Por último, reconoce haber viajado a México pero haciendo uso de las licencias compensatorias.

En la misma línea, se lo acusó de haber viajado a París en el año 2010 sin haber solicitado autorización. Pero para realizar este viaje, contaba con una licencia académica otorgada por el Presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, a él y otros miembros del Consejo de la Magistratura. Este dato puede ser corroborado ingresando a la resolución 4488/2009.

10 FALTAS EN 9 DE AÑOS DE TRABAJO

Por último, señala que en la acusación se le reprocha haber faltado treinta y tres días hábiles judiciales en nueve años, dando un promedio de 3,6 días de ausencias por año. Pero Freiler aduce que él junto con su abogado se tomaron el trabajo de verificar todas las ausencias que le recriminan y se encontraron con que en realidad no eran treinta y tres días hábiles judiciales sino diez. Ya que desde la Comisión, tomaron días feriados como días hábiles y no tuvieron en consideración que los camaristas no tienen reglamentariamente la obligación de asistir todos los días a la Sala sino que tienen la obligación de asistir solo los días de audiencias, en su caso los días martes y jueves y, eventualmente, los miércoles, así lo establece el Reglamento de la Justicia Nacional. Por ende, el total de ausencias era de 10 faltas en 9 años de trabajo.

REFLEXIONES FINALES

Por último, no podemos dejar de señalar que el Consejo de la Magistratura debería incluir en su página web una base de datos, abierta y con formato accesible, para que cualquier ciudadano pueda consultar, de manera sencilla y rápida, todos los procesos disciplinarios que existan contra jueces y en donde figure toda la información relevante que exista en torno a ellos. Si hoy en día buscáramos el dictamen de acusación o al escrito que presentó la defensa o a la denuncia inicial del caso Freiler no tendríamos buenos resultados y deberíamos dirigirnos al Consejo a ver el expediente. Esto atenta contra los principios de publicidad y transparencia y favorece la ampliación de los marcos de decisiones discrecionales/arbitrarias de los funcionarios.

Comentarios

comentarios

Tags:

  • Martina Cirimele

    Estudiante de Derecho UBA. Cargo multifunción en el CIPCE, desde community manager hasta organizadora y coordinadora de nuestros cursos!

Ads

También te puede interesar

¿Por qué Corrupción y Derechos Humanos?

En los últimos años, Argentina ha sido víctima de sucesivos hechos de corrupción por ...

SC Entrevista: Alberto Binder

Sin Corrupción se sentó con Alberto Binder para hablar sobre la persecución penal de ...